El pequeño comercio ha reabierto esta semana sus puertas, tras dos meses en el dique seco y unas pérdidas gigantescas tras «comerse» los establecimientos de moda y calzado todo el material de la temporada primavera-verano que había llenado sus almacenes.

Esa campaña no ha existido por el cierre y la anulación de todos los eventos que tradicionalmente tiran de las ventas (Semana Santa, feria, bodas, bautizos, comuniones, el Rocío….) en estas fechas y el año va a comenzar justo este lunes para muchos.

Sevilla capital cuenta con unos 2.500 comercios y buena parte de ellos pueden acogerse a esta fase inicial de la «desescalada», los de menos de 400 metros cuadrados. Tres de cada cuatro, aproximadamente, tenían previsto abrir esta semana; el lunes o martes muchos de ellos estaban ya con toda la ilusión y sus puertas abiertas.

En este grupo se engloban muchísimos de los establecimientos del Centro, eminentemente de moda, pero también un prolongadísimo listado de tiendas de proximidad, de los barrios, con negocios más variados, pero también centrados en la moda, la decoración, las reformas y el ocio. La gran mayoría de ellos han abierto esta semana después de varias semanas en las que han recibido mucha información sobre prevención, higiene y seguridad y no sólo han hecho limpiezas profundas en sus locales sino incluso reformas y adquisición de materiales para amoldarse a las nuevas circunstancias.

Según se señala desde la Confederación Provincial de Comercio, Aprocom, desde geles y mascarillas hasta máquinas de ozono y de rayos ultravioletas para desinfecciones o mamparas y elementos de conteo para limitar aforos de manera eficaz y que no exista la posibilidad de que el público se agolpe.

La necesidad es acuciante y muchos de los negocios abrieron el lunes 11 de mayo, aunque algunos aún han mantenido esta semana el sistema de citas previas y no han abierto las puertas de par en par porque no han podido aún instalar todas las medidas de seguridad que ahora se requieren. Pero en su mayoría, reinicio de actividad con una mezcla de ilusión por recuperar el pulso y miedo e incertidumbre por la respuesta del público y el desarrollo de las medidas sociales y de la propia pandemia.

Algunas tiendas de moda ya abrieron hace varios días en la Fase 0 mediante el mecanismo de la cita previa para atender cliente por cliente.

«Las ganas son enormes entre los comerciantes porque abrir significa al menos empezar a meter dinero en casa. Empezar a hacer caja es fundamental, porque eso ayudará a ir salvando las empresas y eso, a su vez, el empleo en la ciudad. Poco a poco, con toda la incertidumbre y seguridad, pero hay que volver a la normalidad cuanto antes», recalca el presidente de Aprocom, Tomás González, que no se olvida de apelar a «la responsabilidad que ahora tienen todos los ciudadanos para mantener el virus a raya y que no se den pasos atrás con comportamientos que no son los adecuados. Las normas ya se conocen y ahora es la gente la que debe ser responsable, mantener las distancias sociales y los hábitos que se han aconsejado». Para González, «las dudas y el miedo van a durar un buen tiempo aún, no se van a acabar con la reapertura ni mucho menos, pero entre todos hay que ir generando confianza.

Hasta ahora, los establecimientos esenciales, de comestibles y droguería, han servido de experiencia piloto y han tenido una respuesta muy buena.

Ahora le toca al resto demostrar la importancia del comercio de proximidad, al que hay que animarse a ir porque es el que de verdad hace que sus ingresos reviertan en la propia ciudad, no las grandes cadenas internacionales».

Fuente:

https://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-desecalada-sevilla-abren-terrazas-y-tiendas-recupera-sevilla-pulso-meses-despues-202005102333_noticia.html

A %d blogueros les gusta esto: