La Confederación de Comercio, Servicios y Autónomos de Sevilla, Aprocom, lanza un mensaje de socorro a las diversas Administraciones para que, de manera inmediata, inyecten liquidez al pequeño comercio. Los empresarios de comercio y servicios somos conscientes de que la emergencia sanitaria es prioritaria, pero el parón de la actividad impuesto por el Gobierno y la ausencia total de soluciones para el pequeño comercio y servicios condena a la destrucción masiva del tejido comercial de Sevilla y de toda España y de miles de puestos de trabajo. Ya en una nota de prensa de 13 de marzo Aprocom hizo ese llamamiento a las Administraciones implicadas.

Es 31 de marzo y el comerciante o profesional de servicios o autónomo ha de hacer frente, no solo al pago de la cuota de autónomos, en su caso, sino a los gastos de actividad que de manera recurrente posee. Nóminas, seguros sociales, gastos corrientes, alquiler o hipoteca del local, proveedores, los impuestos el 20 de abril….etc. Más aun, cuando el comercio de la ciudad, tan ligado a las fiestas de primavera, y que trabaja por campañas, hace un año ya que previó las compras y realizó las mismas para esta temporada de primavera- verano, con lo que ha de afrontar a esos pagos ineludibles. Y desde el 13 de marzo no ha ingresado nada en caja.

Se habla de avales de préstamos, préstamos que aún no han llegado, se habla de moratoria de impuestos….pero lo que realmente necesita el comercio es liquidez y ya. Porque esos pagos se están afrontando ya y, si la cuenta esta en números rojos, los bancos comenzarán a devolver los recibos.

Solo hay que ver el respaldo que los Gobiernos europeos están realizando con medidas de suspensión de cuotas y cotizaciones e inyectando liquidez para corroborar, aún más, que el pequeño comercio de Sevilla, y de España, se asfixia.

Además, no todos los sectores pueden acogerse a ERTES, como las tintorerías lavanderías domésticas, que han sido consideradas esenciales y no pueden cesar en la actividad. Y, a pesar del llamamiento realizado, con escritos dirigidos al Gobierno Central y a Delegacion del Gobierno en Andalucía, en el último catálogo de actividades esenciales siguen apareciendo las tintorerías domésticas a las que, por el confinamiento, nadie acude.

Volvemos a reclamar, pues, de las Administraciones competentes medidas que sean una inyección de liquidez inmediata al pequeño comercio porque el calendario sigue corriendo, los pagos hay que hacerlos y los comercios están cerrados y no venden. Es cierto que algunos venden on line, ya que el comercio poco a poco se ha digitalizado, pero ésta es otra forma más de vender, no la esencial.

Esto supone un punto de inflexión de lo que significa el pequeño comercio en una ciudad, ahora desierta; el pequeño comercio crea ciudad y, si las administraciones no lo remedian ya, será muy difícil la recuperación y muchos desaparecerán.

Aprocom

Departamento de Comunicación.

A %d blogueros les gusta esto: